04 julio 2018

Obituario: Harlan Ellison

Acaba de fallecer a los 84 años el legendario escritor de ciencia ficción, Harlan Ellison, quien es sobre todo conocido por haber promovido la influyente antología de relatos de ciencia ficción: Visiones Peligrosas. A lo largo de su carrera, ganó en múltiples ocasiones los premios Hugo y Nébula y algunos de sus relatos, como “No tengo boca y debo gritar”, “¡Arrepiéntete Arlequín, dijo el Sr. Tic-Tac”, “Un muchacho y su perro” o “La bestia que gritaba amor en el corazón del Universo”, son considerados como verdaderos clásicos, hoy día, y ya entonces fueron realmente rompedores. No obstante, la mayor parte de sus relatos están inéditos en castellano.

Ellison también es conocido comno consultor o guionista en películas y series de ciencia ficción, como Babylon 5 o Star Trek, en donde fue autor del guión del episodio de la Serie Original titulado “La ciudad al borde de la Eternidad”, considerado como uno de los mejores episodios, en el que aparece una jovencísima Joan Collins.

Resulta difícil realizar una biografía creíble del autor, ya que existen multitud de anécdotas apócrifas sobre su vida, siendo además un humorista irredento.Lo que está claro es que cada vez nos quedan menos voces de lo que fue la rica ciencia ficción del siglo XX.

03 julio 2018

Correlaciones: Bóvedas de acero


La ciencia ficción es prolífica en la existencia de ciudades bajo cúpulas o incluso subterráneas. Incluso de planetas enteros que son una ciudad, cuya actividad se realiza bajo cubierto.

Así, Asimov, que era un conocido agorafóbico, nos habla de una Tierra con ciudades subterráneas, o más concretamente, cubiertas por “bóvedas de acero”, expresión análoga al título de una de sus conocidas novelas de robots: Bóvedas de acero.

También de este escritor es el constructo de Trántor, el planeta-capital del Imperio Galáctico que es una enorme ciudad subterránea donde viven miles de millones de almas y que es bastante bien descrito en alguna de las precuelas del Ciclo de las Fundaciones, como en Preludio a la Fundación o en Hacia la Fundación y que inspiraría el Coruscant de Star Wars

También en la serie de Dune aparece un planeta altamente tecnificado que desarrolla toda su actividad bajo tierra: se trata del mundo de Ix.

Incluso está el curioso caso de Roma Eterna, de Robert Silverberg, que nos describe una Roma clásica alternativa con un curioso submundo poblado de tenderetes, personas y todo tipo de parafernalias.

Podríamos seguir así bastante rato. Asimov se inspiró en las ciudades de Nueva York y Chicago para sus bóvedas de acero, pero en nuestro mundo real, donde ya existen estos constructos es en otra ciudad norteamericana: Toronto, la capital de Ontario (Canadá).

La climatología de Toronto en invierno es extrema. Hace muchas décadas que comenzaron a conectarse subterráneamente muchas instalaciones del centro de la ciudad. A partir de eso, se han desarrollado kilómetros y kilómetros de galerías subterráneas que, no sólo conectan insfraestructuras superficiales, sino que ofrecen multitud de tiendas y servicios en los propios subterráneos.

La necesidad se impone y en una ciudad en la que en invierno nieva mucho y hace mucho frío, la existencia de un “mundo interior” es una bendición para sus habitantes.


26 febrero 2018

Azazel o vigila con lo que deseas



Azazel es un demonio o ángel caído, citado en el Levítico, correspondiente a las tradiciones hebrea, cristiana e islámica. De él se sabe poca cosa, como que vive en el desierto y que probablemente provenga de otras tradiciones religiosas.

El Azazel del que os quiero hablar, también es un demonio, aunque mucho menos trascendente. De hecho, es un personaje literario fantástico creado por Isaac Asimov en una serie de relatos suyos, en los que aparece un diminuto demonio concesor de deseos llamado Azazel.

La gracia del personaje en sí es que pone al descubierto la futilidad de los deseos humanos. Casi siempre acaba concediéndoles a los humanos solicitantes lo que piden, generalmente con consecuencias desastrosas o cómicas. Vaya, es aquello de: “vigila con lo que deseas no vaya a ser que se haga realidad”.

Una de las características de la concesión de los deseos es que Azazel (y el autor, claro) tiene bastante mala leche y a veces concede literalmente aquello que se le solicita. En otras ocasiones, la concesión del deseo, lejos de ser un bien, es una verdadera maldición.

Asimov no solía cultivar demasiado la literatura fantástica. Era mucho más prolífico en la divulgación científica o en la ciencia ficción, pero era bastante inhabitual en él, racionalista como era, escribir sobre fantasía pura.

De hecho, las veces que lo hacía, se acercaba más al género del terror o, en el caso de Azazel, del humor o de la sátira, que apreciaba enormemente. Aunque la producción de estos relatos no es enorme, al menos, pergeñó un personaje verdaderamente inolvidable.



05 febrero 2018

La historia de tu vida (La llegada)



“La historia de tu vida” es un magnífico relato contenido en la colección de nombre homónimo del escritor Ted Chiang y en él se ha basado el guión de la película de ciencia ficción La llegada (The Arrival).

Se trata de una gran película, muy interesante y lograda, basada a su vez en un magnífico relato, con buenos actores y que hace pensar. Si buscáis grandes efectos especiales y batallitas del espacio a lo Independence Day, os va a decepcionar.

La historia narra la llegada de unas naves alienígenas a la Tierra y del consecuente primer contacto con éstos, cuyas intenciones no están claras y de los serios problemas que aparecen cuando los lingüistas humanos tratan de comunicarse con ellos.

También trata de la hipótesis Sapir-Whorf, llevada a sus últimas consecuencias. Esta hipótesis establece que el lenguaje condiciona o influye notablemente en la manera de ver el mundo por parte del hablante del idioma.

Otro tema que aparece es: ¿qué harías si fueses capaz de prever o mejor dicho, de ver el futuro? ¿Tomarías las mismas decisiones que si no tuvieses esa capacidad? Imagina que sabes que si tienes una hija, ésta desarrollará a los diez años una enfermedad sin cura. ¿La tendrías igualmente?

De estas cosas y de muchas otras trata la película, que tiene un final realmente impresionante, de esos que sorprenden y maravillan a partes iguales. Totalmente recomendable.