06 agosto 2018

Master en aliens


En una universidad de Turquía, se  imparten clases para aprender a negociar con extraterrestres. Sí, lo habéis leído bien. Además, esto parece ser importante, porque por lo visto, los gobiernos ya están negociando en secreto (claro) con los extraterrestres.

Digo yo que esta universidad debe ser muy importante, porque así facilitará futuros negociadores a los gobiernos de todos los estados del planeta. Eso sí, ni idea sobre qué deben negociar. Igual la cosa va así:

-       Les cambio esa tableta con lucecitas de colores por una botella de litro de leche de vaca.

Por si alguien no sitúa Turquía en el mapa, es ese país tan democrático que saca a criminales de las prisiones para llenarlo con opositores al régimen “democrático” de Erdogan, amo y señor del país. También es un país que recientemente ha instaurado en el sistema educativo el principio de que no hay que enseñar la teoría de la evolución de Darwin, porque confunde a las pobres mentes juveniles.

En cambio puedes enseñar a negociar con supuestos extraterrestres de los que no hay la menor evidencia. En fin, de todo tiene que haber en la viña del Señor, pero parece que la actual cosecha va a ser terrorífica.



25 julio 2018

Correlaciones: Islas en la red


Silicon Valley nos ofrece una curiosa e interesante propuesta: construir ciudades flotantes en medio de las aguas internacionales y convertirlas en verdaderas naciones, no dominadas por ningún estado actual.

Concretamente, quien quiere tirar el proyecto adelante es una ONG denominada Seasteading Institute. En estas ciudades se podría investigar, innovar y contratar mano de obra cualificada inmigrante (de hecho, todos serían inmigrantes) sin ninguna de las restricciones que actualmente existen en la mayoría de países de la Tierra.

La idea me recuerda indefectiblemente a la novela cyberpunk: Islas en la red, de Bruce Sterling, publicada hace ya bastantes añitos, pero que sigue estando de rabiosa actualidad. Allí, los habitantes de las “islas” serían opositores al sistema.

De hecho, no es la primera iniciativa de estas características. Se habla también de una nación en el espacio denominada Asgardia.

Los intentos de crear zonas del planeta fuera de las leyes internacionales existe desde hace bastante tiempo. Tampoco hay que ir tan lejos. Por ejemplo, en Europa tenemos el caso de Transnistria, una extraña franja de terreno que nominalmente pertenece a Moldavia, pero que realmente campa a sus anchas.

En Transnistria se han desarrollado experimentos sobre genética, por ejemplo, que están prohibidos en otros países, pero que allí están tolerados. Realmente, se trata de un verdadero agujero negro en el que las mafias de todo tipo viven sin necesidad de ocultarse.



04 julio 2018

Obituario: Harlan Ellison

Acaba de fallecer a los 84 años el legendario escritor de ciencia ficción, Harlan Ellison, quien es sobre todo conocido por haber promovido la influyente antología de relatos de ciencia ficción: Visiones Peligrosas. A lo largo de su carrera, ganó en múltiples ocasiones los premios Hugo y Nébula y algunos de sus relatos, como “No tengo boca y debo gritar”, “¡Arrepiéntete Arlequín, dijo el Sr. Tic-Tac”, “Un muchacho y su perro” o “La bestia que gritaba amor en el corazón del Universo”, son considerados como verdaderos clásicos, hoy día, y ya entonces fueron realmente rompedores. No obstante, la mayor parte de sus relatos están inéditos en castellano.

Ellison también es conocido comno consultor o guionista en películas y series de ciencia ficción, como Babylon 5 o Star Trek, en donde fue autor del guión del episodio de la Serie Original titulado “La ciudad al borde de la Eternidad”, considerado como uno de los mejores episodios, en el que aparece una jovencísima Joan Collins.

Resulta difícil realizar una biografía creíble del autor, ya que existen multitud de anécdotas apócrifas sobre su vida, siendo además un humorista irredento.Lo que está claro es que cada vez nos quedan menos voces de lo que fue la rica ciencia ficción del siglo XX.

03 julio 2018

Correlaciones: Bóvedas de acero


La ciencia ficción es prolífica en la existencia de ciudades bajo cúpulas o incluso subterráneas. Incluso de planetas enteros que son una ciudad, cuya actividad se realiza bajo cubierto.

Así, Asimov, que era un conocido agorafóbico, nos habla de una Tierra con ciudades subterráneas, o más concretamente, cubiertas por “bóvedas de acero”, expresión análoga al título de una de sus conocidas novelas de robots: Bóvedas de acero.

También de este escritor es el constructo de Trántor, el planeta-capital del Imperio Galáctico que es una enorme ciudad subterránea donde viven miles de millones de almas y que es bastante bien descrito en alguna de las precuelas del Ciclo de las Fundaciones, como en Preludio a la Fundación o en Hacia la Fundación y que inspiraría el Coruscant de Star Wars

También en la serie de Dune aparece un planeta altamente tecnificado que desarrolla toda su actividad bajo tierra: se trata del mundo de Ix.

Incluso está el curioso caso de Roma Eterna, de Robert Silverberg, que nos describe una Roma clásica alternativa con un curioso submundo poblado de tenderetes, personas y todo tipo de parafernalias.

Podríamos seguir así bastante rato. Asimov se inspiró en las ciudades de Nueva York y Chicago para sus bóvedas de acero, pero en nuestro mundo real, donde ya existen estos constructos es en otra ciudad norteamericana: Toronto, la capital de Ontario (Canadá).

La climatología de Toronto en invierno es extrema. Hace muchas décadas que comenzaron a conectarse subterráneamente muchas instalaciones del centro de la ciudad. A partir de eso, se han desarrollado kilómetros y kilómetros de galerías subterráneas que, no sólo conectan insfraestructuras superficiales, sino que ofrecen multitud de tiendas y servicios en los propios subterráneos.

La necesidad se impone y en una ciudad en la que en invierno nieva mucho y hace mucho frío, la existencia de un “mundo interior” es una bendición para sus habitantes.