13 enero 2006

El viejo truco del abejaruco

He aquí unos cuantos trucos que se han sacado de la manga muchas editoriales para cobrarnos a precio de oro los libros y jugar con nosotros (¡qué considerados!):

- Si tiene un libro de 1000 páginas, no lo venda más caro bajo la capciosa excusa de que no lo comprarán. Fracciónelo en dos o tres partes y así podrá exprimir mejor la vaca.

- Publique preferentemente tochos de libros. Así, además de fidelizar al lector (porque se pasa más horas leyendo ese producto) puede venderlos más caros.

- Venda los libros a peso y añádales un plus si el autor es conocido.

- Si el libro es de fantasía y forma parte de una saga codiciada, no sea tonto, fraccione el libro aunque no sea muy extenso.

- Si decide fraccionar el libro en tres volúmenes, asegúrese de que de la segunda parte se editan muchos menos ejemplares que de la primera y la tercera, así volverá locos a los lectores y generará expectativa.

- Si el libro no es muy extenso, publíquelo con papel grueso. Así parecerá que tiene mayor contenido y podrá venderlo más caro. Además, ocupa más en las estanterías y deja menos espacio a libros de la competencia.

- Si el punto anterior es insuficiente, utilice una letra grande y gordota.

- Publique valores consagrados: el nombre vende. Si encima ha ganado algún premio (aunque no lo conozca ni el tato) destáquelo en portada.

- Las portadas deben ser o muy bonitas o muy chillonas. El libro se vende muchas veces por la tapa sin importar demasiado su contenido. En caso de duda, incluya algún desnudo femenino o masculino: eso siempre llama la atención.

- Salde periódicamente sus colecciones. Así obligará al lector a comprarse sus libros antes de que desaparezcan y se conviertan en incunables. Es posible que el cliente se le rebote cuando encuentre un saldo por 3 euros de un libro que costaba 20, pero qué se le va a hacer.

- No anuncie nunca la salida de la edición de bolsillo (caso de haberla) no sea que algún incauto decida comprar la de bolsillo (más barata) en vez de la de tapa dura.

- No anuncie con demasiada antelación una novedad muy esperada en el mercado, no vaya a ser que algún desalmado saque la versión pirata antes que la oficial.

- Si es posible, publique sagas. El lector se engancha y acaba comprando cualquier cosa que se publique bajo cierto título-franquicia, independientemente del autor o de la calidad.

- Venda caro. Total, todos lo hacen y los libros son artículos de lujo. Si quiere darle un toque excéntrico, no redondee el precio y que parezca que vende a peso.

- No envíe expositores propios para su colección a las librerías. Así podrán colocar sus libros en la sección de "Esoterismo" y seguro que se atrae a algún cliente despistadillo.

- No invierta dinero en promociones publicitarias. Total, los que compran sus libros son todos una pandilla de frikis que se acaban enterando igual.

- No pierda el tiempo publicando todos los títulos de sus colecciones bajo un formato físico parecido. Total, los lectores ordenan los libros siguiendo criterios caprichosos.

- No es necesario emplear papel de calidad o tintas resistentes ni buenas encuadernaciones. Al friki le encantan los libros amarillentos, semidesencuadernados y con las palabras borrosas. Eso les da un toque más auténtico.

- No se olvide de incluir en la contraportada todo tipo de citas laudatorias sobre la obra, aunque estén sacadas de contexto o sus autores sean completos desconocidos.

- Piense que la mayor parte de los lectores no comprarán la versión original (porque no saben inglés) y/o que no pueden recurrir a otras ediciones, porque bastante suerte tienen con disponer de una: están completamente indefensos.

- ¿Correctores de estilo? ¡Para qué! ¿Correctores ortográficos? ¡El del procesador de textos, por supuesto! No invierta en lifeware, sale muy caro.

- Si quiere ahorrarse una pasta, traduzca usted mismo el libro (en el caso de que no sea originalmente en castellano).

- Si cree que el libro es un bombazo y se va a vender bien fuera del ghetto no incluya en la portada, so pena de muerte, las palabras "ciencia ficción". Sustitúyalas por thriller o libro de aventuras o, a mucho estirar, brillante especulación. Preferentemente, véndalo fuera de la colección de género.

- No descarte editar libros antiguos cuyos derechos de autor ya hayan caducado. Se ahorrará todavía más pasta. Eso sí, véndalos al mismo precio que los demás.

- Si un libro está agotado o descatalogado y existe una cierta demanda, no lo reedite inmediatamente. Espere a que los precios del mercado de segunda mano se desorbiten y se haya generado suficiente expectación. Si es preciso, deje pasar 25 años, que los lectores frikis tienen mucha paciencia y con el paso del tiempo dispondrán de un mayor poder adquisitivo.

- Tener agotado un cierto tiempo el primer título de una saga da un toque de distinción por mucho que chinche.

- Si el autor no vende mucho pero es bueno, no dude en descatalogarlo. Bajo ningún concepto lo promocione.

- Si algo funciona, exprímalo pidiendo secuelas, precuelas, manuales introductorios, los borradores del autor o lo que haga falta. Si aún sigue dando de sí, publique libros con fotografías o pásese directamente a los juegos. Si aún les queda dinero, edite calendarios o juegos de cartas.

- Si van a filmar alguna película basada en un libro o relato de ciencia ficción, corra como un poseso a fin de obtener los derechos de la versión literaria. Seguro que aumentan las ventas.

- No renuncie nunca a escribir una introducción dándose autobombo sin decir apenas nada nuevo del libro (vaya, como hacía Asimov con los premios Hugo).

- Por supuesto, los anteriores puntos no son excluyentes, por lo que pueden combinarse y acumularse libremente.

1 Comments:

At 4:05 p. m., Blogger La ninfa de la torre de cristal said...

Resulta irónicamente gracioso. Y es una desgracia que la verdad se convierta en comedia. Adoro leer, pero a este paso no me lo podré permitir. Y si nos impiden intercambiar libros (no hablo de archivos, sino de libros, los de toda la vida), la cultura pasará a mejor vida. Rezo para que no impongan un canon en las bibliotecas...

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home