02 julio 2008

¡Sangremos a los friquis!

Después de unos días de silencio debidos básicamente a las vacaciones, retomo el blog con un tema un tanto manido, pero no por ello menos lacerante. Ediciones B en su versión de bolsillo está publicando el libro de relatos de Orson Scott Card, Mapas en un espejo... ¡en cuatro volúmenes!

A ver, vale que el libro era voluminoso, pero lo de los cuatro volúmenes clama al cielo. Esto supera a trisección del Criptonomicón. Claro que Card es Card y hay mucho lector dispuesto a rascarse el bolsillo por su autor favorito. Particularmente, lo encuentro una tomadura de pelo y, digámoslo claramente, un atraco.

Naturalmente, es un mercado libre: quien quiera comprarlo que lo compre y quien no, que lo deje. En cualquier caso, está vista cuál es la política editorial: exprimir a los friquis tanto como se pueda, sin respeto alguno por el género.

En contraposición, tenemos a la editorial Gigamesh, que también ha publicado recientemente cuatro volúmenes... ¡con toda la obra de Fredric Brown! ¡Qué diferencia de filosofía! Por desgracia, la política de Gigamesh es minoritaria en el sector.

Otra sorpresa que me he llevado recientemente, esta vez a cargo de Plaza & Janés ha sido la edición del séptimo libro de Dune por parte de sus continuadores. No es que me haya sorprendido la edición en sí, ya que estaba cantada después de las dos trilogías precuelas del mundo de Dune y de La yihad butleriana. Lo que me ha parecido otra tomadura de pelo es lo de dividir el libro en dos partes.

Frank Herbert publicó el voluminoso Dune en un sólo volumen y sus cinco continuaciones siempre han sido publicadas en un volumen cada una. Pero vivimos tiempos traicioneros y está claro otra vez que a los friquis hay que sangrarlos, ¡para que aprendan!

A fin de cuentas, el razonamiento que seguimos muchos de nosotros es el siguiente: "Sí, vale, es caro, pero vale la pena. O bueno, tal vez no valga la pena, pero sería triste desaprovechar la ocasión." Y así nos luce. Cada vez nos sangran más. Parece que a nosotros no se nos aplica la ley de la oferta y la demanda: estamos dispuestos a pagar lo que sea por un libro, muchas veces, de calidad dudosa.

Por ejemplo, si sumamos el coste de los cuatro volúmenes de la edición de bolsillo en que se ha fraccionado Mapas en un espejo, obtenemos la friolera de: ¡¡¡40 euros!!! ¿Realmente la edición en tapa "dura" costaba 40 euros? Y, en todo caso, ¿no se supone que las ediciones en bolsillo son más baratas y manejables? ¿Realmente merece la pena pagar 40 euros por el contenido de dicho libro? Demasiados interrogantes para mi gusto.

Lo único que puedo decir es que estoy harto de que nos sangren y aunque no tenga personalmente necesidad, voy a dejar de comprar este tipo de timos de la estampita. prefiero gastarme 40 euros en un libro de segunda mano íntegro que 40 euros en cuatro volúmenes que me van a ocupar mucho espacio en mis sobrecargadas estanterías. Para mí ya es tarde, porque he adquirido los 3 primeros volúmenes, pero la próxima vez que vea un libro fraccionado de esta manera, especialmente si es una reedición, pienso huir como de la peste.

1 Comments:

At 4:28 p. m., Blogger Errantus said...

Los editores ya nos tomaron como vacas a las cuales ordeñar una y otra y otra vez. Pero claro, la culpa es nuestra por caer con las ediciones normales, de lujo, especiales, especial plus con tiotimolina y demás tonterías. ¿A qué la manía de comprar una y otra vez un título? Así nos va. Hoy por hoy, yo ya tampoco compro series y evito los libros en varios tomos a menos que sean un hollo y estén los números completos. De ahí en fuera, que otro sea quien les llene las arcas.

 

Publicar un comentario

<< Home