07 febrero 2006

Renovarse o morir

Hay abierto ahora mismo un debate muy interesante en el blog de Julián Díez acerca de la etiqueta ciencia ficción, sobre lo desprestigiada que está y sobre si no sería buena idea que la ciencia ficción de calidad abandonase definitivamente dicha etiqueta y se diluyese en la corriente general de la literatura.

Bueno, la verdad es que no es un debate nuevo. Hace tiempo que suenan voces en esa dirección. Por ejemplo, la famosa frase de que la ciencia ficción se encuentra en las cloacas de la cultura.

El desencadenante ha sido otra presentación de un libro de ciencia ficción en que la editorial ha repetido hasta la saciedad que el libro en cuestión que estaban presentando no era, en realidad, ciencia ficción. Vaya, leyendo entre líneas, que era un buen libro, no un engendro de ésos que se venden como ciencia ficción.

¡Qué triste que hayamos llegado a esta situación!

Pero la realidad es tozuda. Estoy harto de ver relegados al rincón oscuro de la librería los libros del género, junto a los Warhammer o, en el peor de los casos, junto a los libros de Iker Jiménez o de J. J. Benítez. Y si yo -simple lector- estoy harto, cómo deben estar los autores...

Por otro lado, está la cuestión empírica de que si a un libro de ciencia ficción se le extirpan las palabras ciencia ficción de portada y se le pone una tapa resultona, acaba en la pila de libros central junto a los best-sellers y los libros de moda, con lo que se vende más.

Ya sabemos que la gente no suele ser muy selectiva y casi siempre compra con los ojos, por lo que si el libro tiene apariencia respetable aumentan las posibilidades de acabar en la cesta de la compra, independientemente de la calidad del producto.

Las editoriales así lo han entendido y me temo que los autores también (todo el mundo quiere que sus libros se vendan, digo yo).

Así que preveo que en un futuro no muy lejano, tal como se está viendo ya en otros mercados, como en el anglosajón, la ciencia ficción va a seguir estos derroteros. A la larga, las colecciones de género van a quedar como un reducto del fandom más recalcitrante o nostálgico y buena parte de las obras de un cierto calado las vamos a tener que localizar como buenamente podamos en las colecciones generalistas.

Puede que sea una moda pasajera y que no suceda así, pero tal y como pintan las cosas...

1 Comments:

At 1:31 p. m., Blogger Nacho said...

En el futuro ocurrirán tres cosas de las que están hablando:

Autores de fuera descubrirán y utilizarán recursos de dentro, escindiéndose en dos familias: los que aprecian y se llegan a identificar con la ciencia ficción (houellebecq, Cunningham,...) y los que prefieren que no se considere a alguna de sus obras como tal (Ishiguro, Somoza,...)

Autores de dentro intentarán romper la muralla saliendo afuera "enmascarando" ciertas maneras.

Autores de dentro seguirán escribiendo dentro sin preocuparse.

Un servidor al final seguirá hablando de ciencia ficción cuando toque hacerlo, diga lo que diga su autor. Ya estoy muy mayorcito para cambiar.

Por cierto. También podríamos hablar de la gente que publica libros que no son ciencia ficción y que se empeña en venderlos como tal. En Nova en los últimos años tenemos ejemplos cojonudos.

 

Publicar un comentario

<< Home