29 enero 2009

¡Banzai!

Hace poco, un científico anunció que próximamente, gracias a los avances médicos que surgirán de los estudios del genoma humano, el hombre podría llegar a vivir hasta mil años. No se me ocurre mayor pesadilla sociológica que humanos milenarios.

Imaginad la equivalencia: alguien nacido en plena Edad Media, sería un respetable ancianito, a lo mejor ocupando responsabilidades de mando. No quiero ni imaginarme las repercusiones sociales y científicas que una humanidad milenaria conllevaría.

Para empezar, habría una tremenda crisis demográfica sin precedentes. Es evidente que la Tierra no podría sostener un crecimiento poblacional similar al actual. Ello llevaría a limitar los nacimientos, cosa siempre muy peliaguda. Pero es que los jóvenes se convertirían en un bien escasísimo.

¿Qué sucedería con la innovación y la renovación propias de las etapas más tempranas de la vida? ¿Se detendría el progreso social , científico y filosófico? ¿No estaríamos gobernados por una terrible gerontocracia que, para mayor inri, se conocería todos los trucos y resortes del poder debido a su dilatada experiencia?

¿Qué tipo de vidas insulsas viviríamos? Si mucha gente se aburre cuando llega a los 65 años y se retira, no quiero imaginarme qué pasaría con una vida media de mil años. Claro que, si se mantuviesen las proporciones, ¿no tendríamos que trabajar hasta los 650 años?

Bien mirado, esto de tener una vida extremadamente longeva no parece ningún regalo. Más bien, es un regalo envenenado. Eso sí, el viaje a las estrellas quedaría abierto. Un viaje de los sistemas estelares más próximos de 60 ó 100 años no sería tan terrible. No harían falta arcas generacionales. Una misma persona podría ir y volver a las estrellas con una repercusión vital similar a la que implicaban los viajes transcontinentales en el Renacimiento.

¿Qué sucedería con el cerebro? No creo que esté preparado para una vida de diez siglos. ¿No se irían difuminando los recuerdos de nuestra infancia hasta desaparecer? ¿No sería como vivir varias vidas en un mismo cuerpo, como tener varias personalidades con el transcurrir de los siglos?

La ciencia ficción ha tocado el tema de la inmortalidad o de las vidas longevas en multitud de ocasiones. Así tenemos Este día perfecto, de Ira Levin; la serie de los robots de Aurora de Asimov (Bóvedas de acero, El sol desnudo, El robot del amanecer y Robots e Imperio); La nave de un millón de años, de Poul Anderson; Compradores de tiempo, de Joe Haldeman; La compañía del tiempo, de Kage Baker o Los ojos de Heisenberg, de Frank Herbert.

En cualquier caso, cuesta de imaginarse todas, o si quiera, las principales repercusiones que conllevaría para nuestra sociedad y para nuestro planeta una Humanidad excesivamente longeva.

6 Comments:

At 12:57 p. m., Blogger Akaki said...

No hay algo más "real" en la vida humana que la muerte y es difícil de imaginar un mundo sin ella. Aún así, quizás no lleguemos a eso, antes desapareceremos,jeje, aunque resulta tentador pensarlo, el metabolismo del cuerpo y la mente debería cambiar por completo al menos, y muchas cosas. Creo que al final cómo ví en futurama habría máquinas de "autosuicidio",jeje,

saludos

 
At 11:36 p. m., Blogger Errantus said...

Pffffffff. Nada más de pensarlo... imaginad una sociedad llena de patéticos émulos de los vampiros de la Rice. Siniestros suspirando por lo pesado de una vida tan larga... Y como dices, ¿cuánta innovación y movilidad social habría?

 
At 10:55 a. m., Blogger Mon said...

Hola.

Pues la verdad no creo que sea un problema, es simplemente un cambio de escala. Probablemente los primeros humanos vivian 25 o 30 años y hoy cualquiera que se cuide puede triplicar esa edad...y seguimos avanzando. Pasar de 100 años a 1000 años es un cambio de escala... Primero tendríamos que saber en que estado se viviria. Mi suegro tiene 60 años y juega al tenis que ya me gustaría a mi.
En todo caso el problema es de mentalidad, de ser o no ser una persona curiosa.
Vivir 1000 años no me parece algo malo intrinsecamente... Sin duda sin la posibilidad disponer de más espacio deberíamos limitar el crecimiento de población, pero aún así seguirian naciendo niño, seguiriamos teniendo guerras y muerte.
Hay gente con 70 con vitalidad para aprendender y ser curioso y con objetivos y gente con 20 años que no necesita vivir más.

Insisto para mi es un problema de escala. Si viajar a Marte costara en terminos de escala poco más de un mes de una persona actual... No perderían un més de viaje para visitar otro mundo ?

Surgirían nuevos problemes mentales, la crisis de los 500, quien sabe.
A a mi mientras me den libros, peliculas y futbol podría vivir 1 millon de años.
Seguramente avances en neurofarmacos nos darian ánimos para seguir todo el tiempo que se crea necesario.


Saludos cordiales.

 
At 2:54 p. m., Blogger Guajars said...

Imagina un mundo bajo el hiper-maltusianismo, una población extremadamente vieja que se niega a salir del nicho donde se encuentra empotrada y una juventud bullente y despojada de sueños.
Al menos así se mostraba en la trilogía de Marte, que postulaba una vida máxima de doscientos años antes que el cerebro comience a fallar.
La solución es hacer colonias dentro y fuera del sistema solar.

 
At 3:04 p. m., Blogger Mon said...

Pero extremadamente vieja no significa extremadamente inactiva.
¿no?

 
At 4:33 p. m., Blogger Errantus said...

¿Y que tal la gerontocracia de "Transplante Obligatorio"?, lo de los nacimientos controlados ya se ha tratado en "Natalidad Cero", una peli difícil de conseguir.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home