17 noviembre 2005

Más rápido que el ojo / Ray Bradbury

Más rápido que el ojo
Ray Bradbury
Quicker Than the Eye
Minotauro

Más rápido que el ojo es un libro algo desigual: por un lado, contiene algunos relatos verdaderamente remarcables; por otro, tiene también material que, sin llegarlo a catalogar de relleno, podríamos decir que no está a la altura del resto. No obstante, merece la pena tan sólo por los buenos relatos.

Es un libro compuesto por narraciones de mediados de los noventa. En ellas se nota un poco el paso del tiempo, pues además de tratar temas y personajes clásicos en el autor, hay poca cosa nueva si se han leído libros anteriores. Aún así, se disfruta, porque Bradbury domina el arte de narrar como pocos, en especial en la pieza breve, que es en donde mejor se mueve.

"Unterderseaboat doktor" es la historia movidilla de un psiquiatra algo zumbado ex-capitán de submarinos. Es sin duda uno de los relatos más divertidos que he leído de Bradbury, quien no suele hacer frecuentes incursiones en el humor. También en clave humorística, aunque de humor negro, tenemos "Crímenes muy dulces" en donde una pareja de ancianitos intentan eliminarse mutuamente y sólo consiguen perjudicar a los que tienen cerca.

"Zaharoff / Richter grado ocho" es un relato que podría ser de perfecta actualidad. Hoy -como ayer- que están tan de moda los complots, no es posible dejar de leer este irónico relato sobre una gran conspiración orquestada por los arquitectos de todo el mundo, que más que dominarnos, pretenden seguir teniendo trabajo por los siglos de los siglos.

"¿Recuerdas a Sascha?" es una tierna y suave narración que de vez en cuando nos brinda el autor. Trata sobre el hijo aún nonato de una pareja y de cómo recrean en la imaginación una personalidad que se transforma tras el nacimiento del bebé.

"La electrocución" es un cuento que pone -literalmente- los pelos de punta. Al igual que "La puerta de las brujas", en donde la puerta de una antigua casa comunica el pasado de las brujas de Salem con un futuro post-holocáustico de disturbios y persecución. Es ciertamente estremecedor pensar que el pasado y el futuro (por no decir el presente) no han cambiado tanto en algunos aspectos y que la historia puede fácilmente repetirse.

"El fantasma en la máquina" es un relato alegórico sobre un inventor de la bicicleta que vive rodeado de incomprensión y de gente que desea deshacerse de sus infernales cachivaches.

"Al final del noveno año" explota una conocida idea científica: al cabo de nueve años, todos los átomos de un cuerpo se han renovado. La protagonista del cuento, llevará ese conocimiento hasta sus últimas consecuencias... Narración sobre la mutabilidad y la inmutabilidad de las cosas, sobre la preservación de las esencias y sobre el paso del tiempo.

"Dorian In Excelsus" trata de responder a la pregunta: ¿qué ha sido del Dorian de El retrato de Dorian Gray? Es tal vez el más clásico de todos los relatos que componen el libro desde el punto de vista de la ciencia ficción. También es claramente alegórico y remarca el hecho de que cuando alguien se beneficia extraordinariamente de algo, suele ser a costa del sufrimiento de otros.

"Una vez más, legato" es otro buen relato especulativo en que un músico escribe sinfonías geniales tomándolas prestadas de unos pájaros cantores. ¿Es la naturaleza fuente de inspiración e incluso algo a imitar en el arte?

Especialmente íntimos y destacados son los relatos "Bug" e "Intercambio". En el primero, un genial bailarín vuelve a bailar gracias a los buenos oficios de un buen samaritano. En el segundo, un adulto se reencuentra con la bibliotecaria que conoció en su infancia, que le hace entender que sus antiguos amigos -los libros- aún siguen ahí.

Bradbury es un enamorado de los libros de muchos escritores. Ello no sólo queda patente en "Intercambio", sino también en "Los últimos sacramentos" en donde gracias al clásico recurso de la máquina del tiempo, acude a llevar esperanza en el lecho de muerte de tres escritores admirados por el autor que no obtuvieron demasiado reconocimiento en vida.

De una temática similar va "Otro buen lío", en este caso, a la memoria del conocido dúo de humoristas Stan Laurel y Oliver Hardy.

En "El Finnegan" se describe una atmósfera de miedo sobre un mal concreto que habita en el corazón de un bosque...

Los restantes relatos del libro forman parte del imaginario tradicional de Ray Bradbury: en el nostálgico "Rayuela", dos jóvenes descubren el amor en una tarde de verano. En "Esa mujer en el césped" dos personajes de diferentes épocas unidos por un vínculo indisoluble se encuentran en el jardín de una casa de noche.

"Sin novedades, o ¿qué mató al perro?" es posiblemente el más flojo de todos los relatos de la colección. Tampoco muy memorable es "Más rápido que el ojo" que nos cuenta una experiencia padecida por el propio autor en un espectáculo de magia, en donde una mujer deja en ridículo a unos hombres.

"La vieja carretera" también es una narración de temática habitual: la de una vieja carretera que conduce a un viejo pueblo dejado de la mano de Dios debido a la construcción de una autopista. Es un comparación entre una forma de vida más tradicional, prácticamente extinta, un modo de vida urbano y ajetreado.

Y, finalmente, "Tierra gratuita" recupera uno de los temas clásicos del autor: una historia sobre cementerios, sepultureros y una terrible muerte.

1 Comments:

At 8:14 p. m., Blogger Melisa said...

Donde puedo descargarlo???

 

Publicar un comentario

<< Home