24 mayo 2007

Una de fantasmas

Después de un cierto parón, reanudo la actividad del blog. Lo haré hablando de una noticia que me ha dejado verdaderamente sorprendido. Al parecer en China, el gobierno ha decidido prohibir la publicación de historias de fantasmas porque al parecer éstas tenían un efecto psicológico adverso sobre los ciudadanos.

La noticia en sí no deja de ser chocante, incluso para una dictadura que ya nos tiene acostumbrados a todo tipo de desmanes y censuras. Esto de censurar cierto subgénero fantástico, en este caso las historias de fantasmas, es una muy mala noticia. Primero por lo que representa y segundo porque China era un buen productor de este tipo de historias. Ello sienta un lamentable precedente.

Claro que hay que tener en cuenta consideraciones especiales que, sin justificar en absoluto la medida, podrían explicarla en parte. Al parecer los niveles inferiores de la burocracia china son extremadamente crédulos y supersticiosos, cosa que preocupa a las altas jerarquías. Tal vez ésta sea una primera medida para tratar de “solucionar” el “problema”.

Y lo entrecomillo todo porque, a pesar de que a mí particularmente la superstición no me gusta, tampoco creo que sea un problema social. De hecho, el simbolismo religioso y la superstición han ido cogidas de la mano desde tiempos inmemoriales y a veces cuesta diferenciarlas. Si aceptamos una, no veo por qué debemos rechazar la otra, si a fin de cuentas, son de la misma naturaleza.

Espero que la medida no se propague a otros países faltos de libertad o con libertad vigilada. No me extrañaría nada que un día de estos a algún neocon norteamericano ultrareligioso se le ocurriese la brillante idea de promover una enmienda constitucional para prohibir el cómic o la ciencia ficción por “ser corruptores de las mentes de los jóvenes”.

En fin, que siempre acabamos volviendo a Sócrates y a los que le hicieron beber cicuta. Parece que no hay manera de aprender las lecciones de la historia. ¿Por qué costará tanto?

1 Comments:

At 2:45 a. m., Blogger Daniel Salvo said...

Ah mi querido Yarhel, en Perú se prohibieron Batman, Titanes Interplanetarios, las novelas de terror y similares "por atentar contra el proceso educativo" y otras lindezas, en 1976. Y hace poco, una animadora de televisión opinó que "Los Simpson" deberían tener "luz ámbar", eufemismo para decir que debían ser vigilados (¿por quien?).

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home