26 abril 2006

La llegada de las telepantallas

Parece ser que Philips ha desarrollado y patentado un genial sistema que impide cambiar de canal cuando están emitiendo publicidad. ¡Qué idea tan sutil y maravillosa! Ya puestos, podrían mejorar el sistema y emitir publicidad subliminal para que no tengamos ganas de levantarnos e ir al lavabo. O darnos descargas eléctricas si nos movemos, ya puestos.

Como se dice en nuestro país: las ciencias adelantan que es una barbaridad. ¿Dónde vamos a ir a parar? Bueno, pues supongo que depende de nosotros. Yo por poco que pueda no me compro una televisión que lleve incorporado ese puñetero sistema ni loco, pero si no tengo más remedio, es tan sencillo como grabar el programa i después verlo saltándose los anuncios, que es lo que ya hago en la actualidad.

A fin de cuentas, ¿qué sentido tiene ver un programa en directo cuando está grabado, como una serie o una película y tener que tragarse todos los anuncios?

Parece que la publicidad es cada vez más omnipresente y la gente lo acepta con toda naturalidad. ¿De verdad que estamos tan lejos de las telepantallas de 1984? A mí no me parece que la distancia sea excesiva. Pronto venderán un aparato de televisión que te obligará a ver un mínimo de horas diarias de televisión (con su correspondiente publicidad, claro).

En fin, un motivo más para no ver la tele y hacer cosas más productivas, como pasear, estar con los amigos, ir al cine o al teatro, leer o, simplemente, dormir, que buena falta nos hace.

1 Comments:

At 12:29 a. m., Anonymous El Ario said...

Una vez mas se ve que el sueño americano es una mentira: esto suena a lo contrario de "Publicinex" de Contacto...

Espero no encontrarme lo contrario de "Predicanex"...

Sev.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home