31 mayo 2006

Cómodamente, desde el sofá de casa

Un internauta -Emilio González- halla dos cráteres en el Sáhara a través de Google Earth que podrían haber sido provocados por el impacto de un cometa hace millones de años. Los cráteres están localizados en la frontera entre Libia y el Chad y eran desconocidos hasta el momento por la comunidad científica.

Supongo que con el paso del tiempo este tipo de noticias serán cada vez más frecuentes. La verdad es que existe una fuerza de trabajo intelectual y de búsqueda disponible cada vez mayor en la sociedad ociosa occidental.

Mucha gente está dispuesta a utilizar su tiempo libre navegando por internet, haciendo cosas como analizar mapas. Esto es lo que ha hecho Emilio González. Ello me recuerda a una propuesta que lanzó la NASA hace unos años que proponía a los internautas analizar imágenes astronómicas en busca de cráteres u otros objetos de interés.

Los proyectos de trabajo distribuido se han hecho posibles gracias a internet, pero también gracias a la existencia de tiempo libre de gente cualificada en entornos informáticos.

Incluso es posible que el usuario no tenga que hacer nada, como es el caso de los salvapantallas que analizan señales radioastronómicas en busca de patrones matemáticos que permitan reconocer una hipotética señal de vida extraterrestre inteligente (SETI), aprovechando la potencia ingente de cálculo de miles (o millones) de ordenadores dispersos por todo el mundo, pero conectados gracias a internet.

La creación de herramientas de navegación cartográfica y su puesta a disposición de los internautas, nos permite explorar cada rincón del planeta. Si a alguien se le había pasado algún rincón desconocido, pronto dejará de ser así, pues una legión de buscadores de "pepitas de anomalías" han conectado sus equipos y se han lanzado a la búsqueda del tesoro.

Cuando acaben con la Tierra, supongo que la Luna y Marte serán sus próximas víctimas. Es posible que la multitud de datos que descansan en los bancos de datos de la NASA se pongan a disposición del gran público para su análisis, lo que constituiría una revolución en el pretratamiento de la información científica y una nueva manera de colaboración entre amateurs y científicos.

1 Comments:

At 2:08 p. m., Blogger R. Mármol said...

Pues yo veo tres, dos grandes y uno pequeño entre los dos. Al menos, si tenemos en cuenta el que aparece en la foto de la noticia, los otros son más o menos del mismo color en Google Earth. :P

Está divertido lo de Google Earth, pero de ahí a pasarse horas bucando accidentes geográficos sin descubrir, no sé yo...

 

Publicar un comentario

<< Home