30 noviembre 2006

Hijos de hombres / P. D. James

Se trata de una novela de P. D. James que tiene ya unos cuantos años (1992) y que ha sido reeditada recientemente a raíz de haber sido llevada a la gran pantalla por Alfonso Cuarón.

Hijos de hombres nos describe un futuro no muy lejano en el que la mayor parte de las enfermedades han sido vencidas, pero afectado por una plaga terrible de origen desconocido: hace mucho tiempo que no se producen nacimientos y la población envejece a pasos agigantados sin esperanza posible en el futuro.

Inglaterra se ha convertido en una especie de dictadura más o menos benevolente, en la que cualquier delito serio es castigado con el destierro al penal de la Isla de Man, en donde reina la anarquía y las posbilidades de supervivencia son escasas. Además, el estado propicia y organiza unos festivales eutanásicos en los que los ancianos son lanzados al mar en barcas que luego son hundidas.

En un mundo gris, sin esperanza, en que la última generación de jóvenes nacidos –los Omegas- se creen los dueños del mundo y han sido mimados hasta el punto de convertirlos en seres sin escrúpulos, algunos de ellos agrupados en corpúsculos violentos, el primo del Guardián de Inglaterra, el dictador, se verá involucrado en una extraña conspiración de cinco personas que quieren cambiar el statu quo de las cosas.

La novela no crea un ambiente tan lúgubre y pesaroso como otras distopías, como 1984 o ¿Un mundo feliz?, pero no obstante, el ambiente es oscuro y demoledor. Los personajes principales están muy bien descritos. De hecho, buena parte de la obra parece, en cierta manera, un diálogo entre el Guardián y su primo.

La ambientación de la Inglaterra decadente es sinceramente maravillosa. Uno es capaz de sentir la humedad, el cielo gris plomizo, la desesperanza, el silencio creciente, el abandono de los edificios, el moho…

Creo que, sin ser una obra maestra, es un muy buen libro para leer y para reflexionar sobre cosas que tenemos muy asumidas y sobre cómo se comporta la gente cuando, de repente, pierden el sentido de la vida y de cómo siempre hay agazapados oportunistas dispuestos a “salvarnos” de nosotros mismos y a vendernos un futuro que no es sino una farsa.

1 Comments:

At 11:49 a. m., Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Es gracioso, este libro me lo compré en su edición de tapa dura hace unos años saldado por cuatro perras. P. D. James es, sobre todo, un autor de novela negra y sus fans no debieron de entender esta incursión en la cf. Y ahora sacan una peli sobre el libro y a reeditarlo a toda velocidad, patético.

 

Publicar un comentario

<< Home