02 marzo 2006

Un año después

Parece que fue hace años y en realidad sólo han pasado doce meses desde que cerró Cyberdark. La verdad es que no se me ocurre qué decir que no hayan dicho otros ya, pero trataré de aportar mi visión personal.

Para mí Cyberdark fue todo un descubrimiento. De hecho, fue redescubrir la ciencia ficción que tenía un poco apartada después de unos cuantos años de semiabandono. Quien más notó este reenganche fue, sin duda alguna, mi economía, pues representó y aún representa un incremento más que notable en gastos de compra de libros.

Pero desembolse pecuniario a parte, Cyberdark implicó el involucrarme muy seriamente en un proyecto en que sinceramente creía, con un montón de horas de dedicación para escribir artículos, maquetar, entrar relatos originales en la biblioteca, hacer de vigilante de la playa, perdón, de los foros, labores técnicas diversas, etc.

Cuando finalmente todo acabó, a parte de la sensación de tristeza y de vacío que me dejó, debo reconocer que significó un cierto alivio, pues me di cuenta de que la cantidad de horas que dejaba cada semana era excesivo. Así que entiendo perfectamente la actitud de David y qué le llevó a tomar la decisión, pues él que soportaba la mayor parte de la carga.

Muchos sólo vieron que les cerraban el lugar de promoción o de reunión. Es como cuando unos okupas son expulsados de la casa en que están porque la van a derribar y se enfadan porque la consideran suya, cuando en realidad no es así.

Así pues, supongo que David ahora debe estar en la gloria, trabajando en lo suyo y sin agobios innecesarios de usuarios cabreados, frikis enfurecidos, editores enojados y escritores disgustados.

Fue una etapa muy interesante pero inestable a largo plazo. Algunos creíamos que se podían salvar los muebles y reducir el monstruo a lo esencial. Es posible que así pudiera haberse hecho, pero dada la estructura técnica que tenía la base de datos y el servidor, los conocimientos necesarios para gestionarlos adecuadamente y la heterogeneidad del equipo que formábamos parte del staff eso era prácticamente imposible.

Lo más interesante de Cyberdark, en mi opinión, era que lo tenía todo reunido: los artículos de portada, la base de datos bibliográfica, la tienda, los foros, los grupos, el centro de mensajes, etc, y además lo tenía de una manera muy interactiva y con una interface agradable y fácil de manejar.

Los diferentes proyectos que han surgido de la diáspora naranja adolecen básicamente de dos fallos: adolecen de interfaces algo antipáticas y no lo tienen todo.

De Cyberdark sólo han quedado los artículos en portada, guardados en un archivo que es posible consultar y la Tienda. La Biblioteca ha ido a parar a la Tercera Fundación y los foros se han repartido por varios proyectos, el más importante SeDice.com.

En definitiva, nuevos proyectos con nuevos equipos a los que les deseo la mejor suerte. Por mi parte, ha representado la entrada en la blogosfera, porque quería seguir diciendo cosas y ninguno de los foros que se habían abierto me acababa de convencer. Y como yo, otros tantos.

La vida continúa y todo evoluciona. Como decía Nacho, hubiese sido interesante ver qué habría sucedido si Cyberdark no hubiese cerrado y, encima, hubiera tenido en su seno ¡Blogs! Pero de nada sirve especular. Algo importante en el fandom se ha perdido, el espejo se ha roto y aunque algunos intenten juntar los pedazos, creo que es una labor algo estéril. Hay que mirar hacia adelante y veremos qué sucede.

¿Lo mejor de Cyberdark? Para mí, los buenos amigos que allí hice. ¿Lo peor? Las discusiones estériles, largas e inútiles que mantuve con algunas personas que por allí pululaban, que se dedicaban más a escucharse a sí mismos y a tratar de manipular a los demás. Pero me quedo con lo bueno...

1 Comments:

At 7:10 p. m., Anonymous Consumidor irritado said...

Como dijo Javier Negrete:

A Cyberdark por haber exisitido...

 

Publicar un comentario

<< Home