18 enero 2006

Correlaciones: Estación Guantánamo

Últimamente se ha hecho infelizmente famoso el nombre de "Guantánamo", que es un reducto de la isla de Cuba en que los estadounidenses tienen una base militar que parece estar en tierra de nadie y en la que se pueden violar sistemáticamente los derechos humanos.

Poco se puede decir de esto porque creo que ya se ha dicho casi todo en los medios de comunicación y a través de internet. Es una de esas vergüenzas que supongo pasarán a la historia, aunque como la historia la escriben los vencedores tengo mis dudas.

La situación de Guantánamo, como me hizo notar hace tiempo Nacho, se parece mucho a la descrita en la novela corta de Robert Silverberg: Estación Hawksbill (Hawksbill Station, 1968) publicada por Plaza & Janés.

En ella, unos Estados Unidos regidos por una dictadura envían a los presos políticos al pasado remoto, a un lugar desolado del que toda esperanza de regreso es vana y lo único que pueden hacer es pasar el tiempo de la mejor manera que se les ocurra. El relato es verdaderamente descarnado y está contado de una forma original, alternando los tiempos entre un pasado que avanza hacia el futuro que nos cuenta cómo el personaje se convierte en un proscrito del sistema y un "presente" (por llamarlo de alguna manera) de sus vivencias en la Estación Hawksbill.

Las similitudes con Guantánamo son bien claras. Si bien en la novela los presos no son sometidos a tortura en Hawksbill para que confiesen, no hay mayor tortura que la del día a día en una tierra desolada rodeados de desesperanza y tedio.

Es curioso que con tan pocas páginas pueda narrarse tan bien esa situación, en contraposición con los enormes tochos de hoy día para explicarnos cualquier idea peregrina.

Silverberg es un maestro de la narración, sobre todo de la novela corta y del relato, como demuestra sobradamente aquí. Es una pena que este libro haya sido recientemente descatalogado, aunque aún puede encontrarse en algunas librerías. Aprovechad la ocasión.

Links:

Estación Hawksbill

1 Comments:

At 10:31 a. m., Blogger Nacho said...

En las secuencias del pasado, entre otros muchos detalles, se somete al protagonista a privación sensorial. Justo lo mismo que hemos visto hacer en Guantánamo. Tela.

Generalmente se tiene asumido que la novela corta, que fue como se publicó originalmente en formato revista, es superior. Por todas las connotaciones y matices que proporciona el segmento del presente creo que es más completa, sin que se resienta, la edición que publicó Plaza y Janés.

 

Publicar un comentario

<< Home