28 julio 2008

La moderna Atlántida

La historia tiene sus detalles y a veces son tan peculiares y asombrosos que nos dejan dubitativos. Un sorprendente ejemplo lo encontramos en el Apocalipsis del Nuevo Testamento:

"El tercer ángel tocó la trompeta. Una gran estrella cayó sobre la tercera parte de los ríos, y sobre las fuentes de las aguas. Las aguas se convirtieron en ajenjo. Muchos murieron a causa de las aguas."

En el año 1986, nos visitó una "estrella" muy reconocida: el cometa Halley. Pero, ¿qué más sucedió en 1986? Sí, el accidente nuclear de Chernobyl. ¿Sabéis qué significa Chernobyl en ucraniano? Ajenjo. ¿Tiene gracia, no? Cuando uno quiere ver pautas ocultas, las acaba viendo por todas partes. O como reza el dicho, para quien tiene un martillo, todos los problemas asemejan clavos.

Todos hemos oído hablar de la archiconocida leyenda de la Atlántida. Han llovido ríos de tinta sobre la Atlántida, los atlantes, las causas de su hundimiento, sus descendientes y, sobre todo, su ubicación. Todos coinciden en que una gran civilización se hundió bajo las aguas del mar.

Es curioso, porque a veces tenemos atlántidas delante de nuestras narices y no lo sabemos. La ciudad de Alejandría, capital del Egipto helenístico y romano, desapareció en parte bajo las aguas del Mediterráneo. Se hundió. La causa no fue un terremoto o un castigo divino, sino que se hundió por su propio peso.

El suelo alejandrino cercano a la costa debía soportar tanto peso debido a los enormes y suntuosos templos, que su misma grandeza supuso su perdición. Los arqueólogos han tenido que ponerse aletas y bombonas de oxígeno para poder rescatar los innumerables tesoros culturales que ocultan las aguas del Mediterráneo.

Así que mientras los escritores y guionistas siguen tratando de explotar el filón de la Atlántida, yacen bajo las aguas los restos de otra posiblemente mayor y más interesante que la de la leyenda platónica.

Por cierto, Atlántida proviene de la palabra griega Atlas, uno de los titanes, quien sostenía el mundo. Demasiado peso para ser soportado por el suelo que pisaba el titán: estaba predestinada al hundimiento.

1 Comments:

At 1:11 p. m., Blogger Farseer said...

Jolín. ¿Sabes si se hundió de golpe o poco a poco Alejandría? Como sea de golpe va a dar mal rollo estar en poblaciones costeras... :)

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home