13 noviembre 2006

La generación de la II Guerra Mundial

Si han corrido ríos de tinta sobre la influencia que tuvo en J. R. R. Tolkien la I Guerra Mundial y en cómo reflejó sus experiencias en su producción literaria, no menos cierto es que la otra gran guerra del siglo XX, la II Guerra Mundial, influyó en numerosos escritores de ciencia ficción, sobre todo británicos y norteamericanos.

Este tema no suele comentarse tanto como, por ejemplo, la influencia de otra guerra del siglo XX, que inspiró a muchos escritores norteamericanos, como es el caso de la guerra de Vietnam, pero la II Guerra Mundial dejó una profunda huella en toda una generación de escritores que conformaron la Edad de Oro de la Ciencia Ficción.

De hecho, no deja de ser curioso que, precisamente, en medio de una deflagración de tanta magnitud como fue esta guerra, se desarrollasen algunos de los más brillantes relatos de la ciencia ficción clásica. Supongo que es una de las características comunes de muchos florecimientos literarios: el desarrollarse en tiempos difíciles.

Repasemos algunos de los escritores influenciados directamente por la II Guerra Mundial:

Brian Aldiss, escritor inglés nacido el 18 de agosto de 1925. Cursó sus estudios en un centro en el que, según sus propias palabras, “sólo sobrevivían los más aptos”. En 1943 ingresó en el ejército y en 1944 sirvió en la India, Assam, Birmania, Sumatra, Singapur y Hong Kong.

Posteriormente, en 1948, dejó el ejército y se incorporó, no sin ciertas dificultades, al modo de vida de la sociedad civil, trabajando en una tienda de libros.

La II Guerra Mundial dejó una honda huella en este escritor que, es visto por muchos, como un claro exponente del humanismo en la ciencia ficción y también como uno de los renovadores del género durante la new wave.

Isaac Asimov, escritor estadounidense de origen ruso. Sirvió en el ejército, período de su vida en que se agravó considerablemente su agorafobia y su acrofobia. Durante muchos años, hasta la derrota final de Hitler, vivió con una cierta angustia el auge del nazismo y sus ideas sobre los ejércitos de la noche provengan posiblemente de dicho período.

J. G. Ballard nació en 1930 y vivió su infancia en un campo de concentración japonés, siendo el más claro exponente de afectación por la guerra. Ingresó en la RAF y sirvió en ella durante 6 años. De esta época posiblemente provenga su afición a los aviones, que tanto se ha dejado sentir en su obra.

Arthur C. Clarke escritor británico que también sirvió en la RAF, especializado en radares. Desarrolló la teoría de los satélites geosíncronos, motivo por el que aún hoy día a la órbita geoestacionaria se la conoce como órbita de Clarke.

Robert Anson Heinlein, máximo exponente del militarismo en la ciencia ficción de la etapa clásica. Trató de entrar en la Marina, pero su salud se lo impidió. No obstante, trabajó para el ejército como ingeniero. La II Guerra Mundial influyó notablemente en su concepción del mundo y exacerbó su militarismo.

R. A. Lafferty se alistó en el ejército en 1942 y sirvió en él hasta el año 1946. Recibió una medalla por su actuación en Nueva Guinea, en la campaña del Pacífico.

Cordwainer Smith, sirvió en China y en la India y posteriormente realizó labores de espionaje, cosa que tendría en común con Alice Sheldon (James Tiptree).

Como podemos ver, muchos son los escritores directamente afectados por la guerra. Desde luego, muchos otros también se vieron influidos, aunque no sirvieran en ningún frente o fueran demasiado jóvenes para ser reclutados.

3 Comments:

At 10:42 a. m., Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Apunta otro,C. M. Kornbluth sirvió en el frente de Italia entre 1943-45. Quizás de ahí le venga la mala lche que siempe gastó.

 
At 10:46 a. m., Blogger Yarhel (Enric Quílez) said...

De acuerdo :) Pero creo que la mala leche de Kornbluth es anterior, por algunos comentarios que hace Asimov, quien le tenía un cierto miedo.

 
At 10:22 p. m., Blogger Iván Fernández Balbuena said...

Si, es verdad, tiene algún cuento de antes de la guerra que lo demuestra. Peero el frente italiano fue de los peores de ls SGM y seguro que allí se le agrió del todo el caracter. Creo que hay más escritores soldados ¿Vance no estuvo en la marina mercante en esos años? No era un cuerpo militar pero los submarinos no entendían de esas cosas. ¿Y Pohl?
Por cierto, Asimov sólo fue reclutado una vez terminada la guerra. Lo pasó mal pero nada comparable con una temporadita en Iwo Jima.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home