12 diciembre 2007

Expanded Brain

Uno de los temas recurrentes de la literatura cyberpunk es el de los implantes neuronales que permiten reforzar algunas capacidades cerebrales humanas. La lista de obras de ciencia ficción que tratan el tema es tan extenso que sería imposible tratarla aquí.

No obstante, para centrar un poco el tema, me gustaría analizar qué sucederá en el futuro cuando estos implantes sean posibles y una persona sea capaz de acceder a bibliotecas enteras del saber tan sólo deseándolo. ¿Será posible distinguir, por ejemplo, a un experto en literatura inglesa del siglo XIX de alguien con acceso a esa información mediante el implante?

Si hemos de ser sinceros, para la inmensa mayoría de seres humanos, no, no sería distinguible. Más que nada porque los únicos que podrían detectar el truco serían los verdaderos especialistas en dicha literatura. Una cosa es poder acceder a multitud de datos y referencias y otra muy diferente es ser un experto.

A una escala menor, no es lo mismo un experto en la historia de la Roma republicana que alguien que acaba de leerse un libro más o menos profundo sobre el tema. Durante un cierto tiempo, y dependiendo de la buena memoria del lector, retendrá ciertos conocimientos y datos, pero transcurrido un cierto período de tiempo, se diluirán a menos que vayan siendo alimentados.

Por eso suelo desconfiar de las personas que van de listillas y presumen de según qué conocimientos. En el futuro, habrá que desconfiar todavía más de ello. De hecho, algunas personas más o menos hábiles son capaces de utilizar los amplios recursos que ofrece internet para simular que son algo que no son realmente.

Pongamos por caso una conversación tipo chat. Conocemos a alguien que nos dice que su tema preferido son –pongamos por caso- los mongoles. Entramos en Google y en la Wikipedia y tenemos a nuestra disposición una gran variedad de artículos y referencias sobre este pueblo.

Basta leer con una cierta presteza y citar algún dato o palabra clave para convencer a nuestro contertulio, que no nos ve, que ha topado con un alma gemela, cuando con lo que en realidad ha topado es con un listillo.

Con el tiempo, la diferencia entre datos e información se hará cada vez más patente. Los datos nos inundan y no sirven de gran cosa en crudo. Sólo una buena capacidad de procesarlos adecuadamente tendrá valor. Y es por ello que siempre he creído mucho más en una buena formación generalista que en la superespecialización. Claro, que cada cuál tiene sus gustos y prioridades…

1 Comments:

At 5:25 p. m., Blogger Salemo said...

El uso de estos implantes ha sido tratado desde oto punto de vista en la saga de Matrix,era utilizado en una forma más práctica,ya que se requería en caso de emergencia(se insertaba en la mente,por ejemplo,todo lo necesario para poder pilotear un helicóptero y así salir de una situación de peligro).Con respecto al uso que se le da a la facilidad con que se puede hoy en día acceder a todo tipo de información de manera casi instantánea,concuerdo en que puede ser utilizada para aparentar lo que no se és en realidad,pero siendo un poquito sagáz,el impostor quedará pronto en evidencia(tarde o temprano "mete la pata").Personalmente me gusta más la generalización,ya que la especialización lleva casi siempre al tedio y se agota más rápido el intercambio de ideas.Una charla entre especialistas del mismo tema genera un círculo vicioso insoportable y por supuesto deja afuera al resto de los mortales.
Uso en ocasiones el Wikipedia,para recordar algo o quitarme alguna duda.¿No seré un listillo,con pretensiones de otra cosa?
Saludos.
Salemo

 

Publicar un comentario

<< Home