03 junio 2009

Los personajes femeninos en la obra de ficción de Asimov

Se ha dicho muchas veces -y con bastante acierto- que los personajes de la obra de ficción de Isaac Asimov son bastante acartonados. De hecho, son la mera excusa para explicar una historia o para desarrollar una trama.

Sin embargo, no todos los personajes asimovianos son igual de interesantes. Se observa, por ejemplo, una notable evolución en los roles femeninos desde las primeras novelas hasta las últimas, en las que la mujer va ganando prestigio e influencia en la trama.

Así, la mujer suele ser un simple acompañamiento del héroe, como en Guijarro en el cielo o en la Trilogía de las Fundaciones, aunque en la Trilogía ya pueden verse dos personajes femeninos de un cierto calado: Arcadia Darell y Bayta Darell. Pero a pesar de su importancia en la acción, no dejan de ser secundarios.

El personaje que marca la inflexión es claramente Gladia Delmarre, posteriormente Gladia Solaria. Es curioso, porque en las dos primeras novelas de la serie de los Mundos Espaciales, El sol desnudo y Bóvedas de acero, la acompañante femenina del protagonista es la mujer de Elijah Baley, Jezabel (o Jessica), que tiene ya un cierto relieve.

Pero será Gladia Delmarre quien demostrará por vez primera en la obra asimoviana que el centro lo puede ocupar una mujer quien, además, ejerce la continuidad entre las primeras novelas del ciclo Aurorano y la última: Robots e Imperio.

Gladia luchará primero contra su propia sociedad restrictiva y xenófoba y acabará teniendo un romance con un descendiente de Elijah Baley, a pesar de los recelos de la sociedad de colonos de origen terrestre por ser ella una espaciana: es decir, concebida por partenogénesis y, por lo tanto, dotada de una longevidad excepcional.

En Los límites de la Fundación vemos por fin una mujer ocupando el poder: la alcaldesa Harla Branno, con bastantes malas pulgas, por cierto, y su contrapartida intrigante de la Segunda Fundación, la oradora Delora Delarmi. Pero no contento con ello, a fin de cuentas son personajes secundarios, Asimov introduce dos roles femeninos más: Bliss y Sura Novi, de gran trascendencia en la trama.

En las posteriores precuelas fundacionales, Asimov introduce otro personaje femenino fuerte: la mujer de Hari Seldon, Dors Venabili -la mujer tigre- que parece ser un alter ego de su esposa en la vida real, Janet Jeppson, o la hija de Seldon -Wanda- quien parece tener también puntos en común con su hija Robin.

En cualquier caso, Asimov parece ver casi siempre a las mujeres dotadas con una cierta personalidad y no como simples reposos del guerrero. No podemos olvidar un personaje femenino tan temprano como Susan Calvin, la roboticista jefa de US Robots and Mechanical Men, quien, no obstante, sólo es capaz de parecer femenina ante un niño-robot, en una escena verdaderamente enternecedora de "Lenny" (en El robot completo).

1 Comments:

At 5:26 a. m., Blogger Karly Eliana (yo) said...

te faltó escribir de la inteligente noys de El fin de la eternidad.

 

Publicar un comentario

<< Home