05 febrero 2008

Correlaciones: Rastreando un gen

Hay una escena de la narración de Luz de otros días, de Arthur C. Clarke y Stephen Baxter en la que, mediante el uso de una peculiar tecnología temporal, uno de los protagonistas se dedica a rastrear una determinada característica genética remontándose a los orígenes de la raza humana.

Algo parecido ha conseguido Hans Eiberg, profesor del Instituto Pamun de la Universidad de Copenhague, utilizando, eso sí, tecnologías menos futuristas. Tras un detallado estudio de poblaciones con ojos azules de diferentes razas y lugares muy alejados geográficamente, ha llegado a la sorprendente conclusión de que todas las personas que tienen los ojos azules descienden de un único ancestro común.

Dicho de otra manera, la mutación de los ojos azules, consistente en la inhibición de la producción de melanina en los iris de los ojos, sólo se ha producido una vez en la historia, pero ha tenido tal éxito que hoy en día millones de personas en todo el planeta gozan de este factor genético o bien son portadores de él.

Al parecer, esta mutación se produjo entre hace 6.000 y 10.000 años. Si dispusiéramos de la tecnología de observación temporal de Luz de otros días, podríamos llegar a rastrear el origen de este gen hasta su primer portador, es decir, el primer humano con los ojos de color azul.

Se cree que esta mutación ha tenido un éxito tan inusual debido a algún tipo de discriminación sexual positiva a favor de los portadores de esta mutación. Es decir, que la gente con ojos azules es, de alguna manera, más atractiva para los demás y tiene, por tanto, más posibilidades de reproducirse y transmitir el caràcter genético a su descendencia.

Este estudio abre la puerta a otros de similares que nos podrían aclarar el porqué de algunas características dominantes o recesivas en el genoma humano.

1 Comments:

At 10:51 p. m., Blogger NiñoMalkavian said...

Simplemente... muy interesante!

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home