29 enero 2007

Correlaciones: Dispositivos de ocultación

Es típico en la literatura fantástica, tanto en la ciencia ficción como en la fantasía, la existencia de objetos o dispositivos que vuelven invisible, por ejemplo, a una persona. Es uno de los grandes temas recurrentes del fantástico. Y, como siempre, la realidad tiende a igualar a la ficción e incluso a superarla.

Vivimos tiempos interesantes en lo que a la óptica se refiere. Varios equipos de científicos han anunciado últimamente métodos por los cuales sería posible ocultar objetos. Uno de los más “simples” consiste en una lámina que proyecta sobre su superficie posterior lo que recibe en su superficie anterior. Así, el objeto situado entre las partes anterior y posterior de la capa desaparece virtualmente de la vista.

El sistema ha sido probado con éxito aunque queda mucho todavía por mejorar a la hora de conseguir una invisibilidad práctica.

También se han producido notables avances en otra rama de la óptica. Otros científicos han desarrollado las matemáticas que permitirían anular las ondas luminosas incidentes sobre un objeto mediante plasmones. Inicialmente, esta tecnología sólo podría aplicarse a objetos microscópicos, pero se están desarrollando nuevos métodos que permitirían desarrollar trajes basados en esta tecnología. Incluso, sería posible ocultar la radiación de objetos radiantes, como una linterna o un teléfono móvil.

En la ciencia ficción moderna, la invisibilidad tencológica se inicia con un clásico de H. G. Wells: El hombre invisible, publicada en 1897 y referente posterior de muchísimas otras novelas, relatos y películas.

Así pues, la capa mágica de Harry Potter que le permite desaparecer de la vista de los demás pero observarlos a través de ella no está tan lejos de nuestras capacidades tecnológicas. Eso por no hablar de macrodispositivos de ocultación como los que pueden verse en series de ciencia de ficción tan conocidas como Star Trek o Star Gate.

En Star Trek, las naves Klingon y Romulanas tienen dispositivos de ocultación que les permiten pasar desapercibidas a los demás. En Star Gate algunos seres, como los Nox, son capaces de autoocultarse o de ocultar ciudades enteras, aunque su tecnología parece ser tan avanzada que, como diría Arthur C. Clarke, es indistinguible del todo de la magia.

La óptica no para de darnos sorpresas últimamente. No sólo en cuestiones como la ocultación, sino en nuevas técnicas de transmisión masiva de datos mediante fibra óptica, en holografía o en el reciente desarrollo de materiales con índice de refracción negativa, cosa que permitiría lentes monocapa o poder fotografiar con luz visible objetos menores que la longitud de onda de ésta.

1 Comments:

At 8:40 p. m., Blogger Tavo said...

¡Hola Enric! He encontrado tu blog en la red y me ha gustado sobremanera. Saludos desde México.

 

Publicar un comentario

<< Home