02 enero 2007

La pila de Sísifo

Durante cerca de seis meses he intentado leer básicamente novedades de literatura fantástica, incluso postergando otro tipo de lecturas que también son de mi agrado. El motivo de ello era iniciar un experimento que doy por concluido medio año después.

Quería saber si era posible leer solamente novedades. La verdad es que, a menos que uno se pase leyendo todo el santo día, la respuesta es afirmativa. Tanto que me temo que es del todo imposible mantenerse al día razonablemente de las novedades.

Se puede realizar una selección por temas, por autores, por editoriales o por el criterio que se desee, pero creo que es del todo imposible leerse todas las novedades que aparecen en el mercado. Y ya no hablo de reediciones, que entonces la cosa se complica más.

Para sorpresa mía he visto aumentar día a día mi pila de libros, que sólo contenía novedades recién salidas del horno y, desanimado he tenido que dejarlo por imposible. Es como el mito de Sísifo, cuando éste conseguía subir la piedra a lo alto de la montaña, ésta volvía a descender y así vuelta a empezar.

Pues algo similar le iba pasando a mi pila de libros: descendía un poco, de vez en cuando, entre pedido y pedido de compra, pero después volvía a crecer. El resultado es una cierta sensación de angustia de que es imposible abarcarlo todo incluso en un ámbito tan especializado como es la literatura fantástica. Y eso que yo básicamente compro y leo ciencia ficción.

Pero aún así, incluso renunciando a novelas-franquicias y otras posibilidades que brinda el género, me ha sido imposible estar al día. ¿Hay un exceso de títulos en el mercado? Bueno, tampoco quiero sacar conclusiones precipitadas. Que yo no sea capaz de leérmelo todo no significa que el mercado no pueda aguantar esta dilatada época de vacas gordas.

Me retiro, pues, a mis cuarteles de invierno y volveré a insertar otro tipo de lecturas entre las novedades, tales como series pendientes, clásicos, alguna relectura ocasional (casi es pecado teniendo en cuenta todo lo nuevo que se produce) y antiguas novedades.

2 Comments:

At 8:31 p. m., Blogger Instantón said...

La pila es como la piedra de Sísifo. Yo he decido dejar de leer por "obligación" y hacerlo por placer,y si es a ritmo de caracol, pues vale.

 
At 1:20 a. m., Blogger Farseer said...

Lleva razón instantón, convertir un hobby en obligación sería absurdo.

En cualquier caso está claro que la CF/F ha cambiado. Hoy en día es absolutamente imposible leerse todas las novelas importantes que salen en un año, no hablemos ya de relatos. En principio debe de ser bueno: más donde elegir y todo eso, pero también es verdad que el mundillo de la literatura fantástica se convierte en algo menos cohesionado. Nuestra base común de lecturas se va haciendo más pequeña en lo que a libros recientes se refiere, y esa tendencia se irá intensificando. Premios como los Hugo van perdiendo significado, ya que los votantes no conocen las novelas que podrían ser merecedoras del premio.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home