17 octubre 2006

Ruido de pasos

Con esta peculiar traducción de Footfall nos ofrece La Factoría de Ideas una novela de Larry Niven y Jerry Pournelle de los años 80. Digo peculiar porque tal vez hubiese sido mejor llamar a la novela "La caída del pie" o algo parecido, que no sólo es su traducción literal, sino lo que realmente quiere decir. Es cierto "footfall" también puede traducirse como ruido de pasos, pero no cuadra en absoluto con el sentido que se le da en la novela.

Ruido de pasos es una novela clásica, de la factoría Niven & Pournelle, con un cierto toque a lo Heinlein (que sale incluso como protagonista, véase Robert Anson), abundantes dosis de americanismo patriotero, del de ondear la bandera, y de anticomunismo al uso en aquella época.

También es una gloriosa exaltación del proyecto de Iniciativa de Defensa Estratégica (SDI) de la administración Reagan, conocido también como "Guerra de las Galaxias", del cual tanto Larry Niven como Jerry Pournelle fueron defensores acérrimos e incluso tengo entendido que llegaron a trabajar como publicistas para el Gobierno norteamericano.

El argumento de la novela es bien simple: unos alienígenas con bastante mala hostia llegan a la Tierra con la intención de quedársela. Al principio, dejan las cosas bastante mal para los humanos, pero gracias al heroísmo y a la abnegación de los americanos, las cosas cambian a mejor.

No quiero entrar en detalles para no estropear la trama, pero me gustaría decir unas cuantas cosas más. En primer lugar, es una novela por lo general entretenida, aunque demasiado extensa para mi gusto. Creo que con menos páginas se hubiese logrado el mismo efecto. Por otro lado, hay demasiados personajes que, lejos de aportar realismo, embarullan la trama por momentos, teniendo en cuenta que los pocos principales son los que acaban salvando al mundo. ¿Qué pintan, pues los demás?

Desde luego, ni Niven ni Pournelle parecen tener demasiada confianza en los políticos. Ello puede verse cuando cerca ya del final, el Presidente de los Estados Unidos debe tomar una decisión crítica. Viendo cómo resuelven la situación, no podría sino catalogar el texto de claramente fascistoide y antidemocrático. Si le ha gustado a Tom Clancy...

Tampoco los periodistas y la libre expresión salen muy bien parados. Y si no, baste ver cómo acaba uno de los protagonistas secundarios que acaba descubriendo el pastel que se trae el Gobierno entre manos.

En fin, que salvo en algunos momentos en los que la novela aburre porque la acción se pausa excesivamente, por lo general es entretenida, aunque diría que sin mayores pretensiones.

3 Comments:

At 9:49 p. m., Blogger Egan said...

Hola, Yarhel, es una pena que no entres demasiado por foros, por que haces comentarios interesantillos y te leerían más, pero en fín...
Es curiosa esa convivencia, muy anglosajona, entre espíritu carca y amenidad narrativa presentes en narraciones. Hay un puñado de facistoides de lo más ameno a la hora de contar historias, misterios del espíritu humano, je, je...

 
At 10:52 a. m., Blogger Yarhel (Enric Quílez) said...

Sin ir más lejos, mi favorito: R. A. Heinlein. Aunque más que facha era un liberal anárquico :)

 
At 9:26 p. m., Blogger Flashy said...

acabas de poner fin a mis últimas dudas sobre si pillar este libro o no(lo compraré) porque hasta ahora todo lo que he leido de Niven y Pournelle por separado no me ha parecido gran cosa, si bien es cierto que La paja en el ojo de Dios,escrito por los dos al alimón, me gustó por encima de la media(aunque menudo truño de continuación con el tercer brazo)
en fin, ahora solo falta decidir gastarme el pastón que cuesta

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home