07 noviembre 2005

Algunos buenos consejos para leer ciencia ficción

1. Como dijo no sé quién: "la ciencia ficción en este país se encuentra en las cloacas de la cultura". Únete al mundo underground y subversivo y llévale la contraria al stablishment burgués y capitalista.

2. Sé selectivo y lee literatura para minorías. ¿O quieres que te vean por la calle con un libro de esos respetables del que hablan en las tertulias de la tele y que leen millares, qué digo millares, millones de españoles? Be original, Read science-fiction!

3. No todo el mundo puede leer ciencia ficción: se requiere una mentalidad especial y una inteligencia sensible. El resto de la población deben conformarse -como mucho- con leer a Kant o vulgares manuales avanzados de ingeniería nuclear.

4. No está de moda, por lo que negando el precepto de Coco Chanel de que "todo lo que es moda se pasa de moda", la ciencia ficción es algo intemporal y que nunca se pasará de moda. Y si no baste leer una revista pulp de los años treinta con sus mujeres despampanantes y sus monstruos de ojos saltones. En fin, el pan nuestro de cada día: enciéndase la tele o la radio a ciertas horas para ver que aún siguen ahí...

5. Es uno de los pocos géneros literarios de nuestro país sobre el que se derrama casi tanta tinta (o chorros de bits) hablando de ella como escribiendo (dentro de ella). ¡Si hasta tenemos autores patrios que reciben tanto nuestro apoyo incondicional que acaban sacando la primera edición en otro país porque allí son todavía más incondicionales! (léase con ironía; lo digo para que nadie se mosquee).

6. Porque pronto la Iglesia la declarará una "manifestación del demonio" y "pecado muy gordo" y pedirá manifestaciones en su contra. Y si no, el tiempo. Se empieza por la astrología y se acaba por la ciencia ficción...

7. Sirve para ligar, cosa que nunca está de menos. Seguro que si llevas en tus manos uno de esos libros con una portada tan característica (sí, esas en que salen tías/tíos en bolas), excitas la líbido de la otra/del otro y te la/lo camelas. ¡Todo sea por la reproducción de la especie!

8. Porque es un bien cultural y, como tal, paga impuestos (véase la nota del 4% de IVA que llevan todos los libros), por lo que estás contribuyendo a que se creen escuelas, hospitales y se construyan portaaviones para enviar en espléndidas misiones humanitarias.

9. Porque parece que ningún miembro de este gobierno ni del gobierno anterior son forofos declarados de la ciencia ficción. Ese punto es una de la principales bazas a favor de la ciencia ficción, aunque siempre nos quedará el temor de si lo leerán en la intimidad. En cambio, casi todos ellos son lectores asiduos de fantasía: baste ver cómo sus discursos se suelen encontrar más allá de la realidad, justo antes de Mordor.

10. Porque la ciencia ficción es una droga que expande la conciencia. Ahora sólo hay que esperar que no tenga lamentables efectos secundarios y acabemos todos dentro de un tanque, con un cabezón del tamaño de una hormigonera y respirando un humillo anaranjado.

5 Comments:

At 6:48 p. m., Anonymous Sisko said...

Sobre todo hay que ir provocando por la calle. Si llevas un libro insulso, como por ejemplo "El Quijote", pues le enchufas una tapas alternativa.

Habrá que pedirles títulos más acordes con el género. Por ejemplo:

-Sexo alienígena y poligamia estatutaria.

-L Vs C. ¿Joder el estilo o prostituir las ideas?

-Guía turística del viajero temporal: Barcelona antes del gran tsunami.

(hay que poner en el título la ciudad donde vivas... y la catástrofe que más te mole)

...

 
At 7:47 p. m., Blogger Yarhel (Enric Quílez) said...

Si es que el que no provoca es porque no quiere. ¿Dónde está toda la vidilla nocturna en las ciudades? ¡Acertásteis: en las librerías nocturnas! Allí se reúne la florinata de la sociedad a tomarse un café y a hablar horas y horas de Dick, Silverberg o Ballard. Yo mismo ligo un montón hablándole a las chicas y a algún alien de sexo difícil de determinar sobre Bradbury o Crowley mismamente. ¿Tele? ¿Cine? ¿Teatro? ¿Discotecas? ¡Paparruchas! Hordas de personas se reúnen cada día en las librerías nocturnas. Ven tú también con nosotros...

 
At 7:57 p. m., Anonymous Sisko said...

¿Dónde está la provocación si nos metemos en antros oscuros y aislados? Mejor montemos una fiesta cf-rave. Tomamos un descampado en las afueras de la ciudad, enchufamos buena música a todo trapo, colocamos un montón de sillas plegables y toda la colección de Philip K. Dick 'pa flipar' durante toda la noche.

 
At 11:06 p. m., Blogger Yarhel (Enric Quílez) said...

El problema es que encontrar descampados últimamente, con toda esa especulación urbanística se ha vuelto complicado. Seleccionas un solar y cuando te plantas allí con las tiendas y los libros, resulta que ya lo han convertido en un bloque de oficinas, un complejo comercial y un jardín de diseño (sí, de esos con las plantas de plástico y los árboles de cemento).

Además, Dick era demasiado conservador y realista. Lo que realmente se requiere para una buena fiesta cf-rave es una lectura intercalada de páginas de una obra de Heinlein con páginas de Suzette Haden Elgin, por ejemplo. Si te vuelve majara, igual acabas presentando tu propio programa de televisión. Es lo que se conoce como mestizaje de géneros (aunque yo pensaba que el mestizaje de géneros era otra cosa que también se hacía en las fiestas cf-rave, más en la intimidad).

 
At 4:23 p. m., Anonymous kenset said...

Tais como una cabra! ^_^

 

Publicar un comentario

<< Home